Fruta Para La Imaginación

FRUTA PARA LA IMAGINACIÓN

Por: Runa de Felice

Empecé con muchas expectativas. Empecé sintiendo que me faltaba algo, pero no sabía qué. En el avión hacia México recordé todas las preguntas que tenía en mi mente.

Ahora me doy cuenta que estas preguntas no eran tan importantes y que no siempre es posible saber todas las respuestas. Mi experiencia aquí me enseñó a querer disfrutar la vida, a querer sonreír y llorar.

Yo trabajé en un centro cultural en Chiapas, con un taller de Arquitectura Abstracta para jóvenes entre 18 y 25 años, y otro un taller de dibujo en inglés para niños de 6 a 8 años.

Por lo general sentí que yo disfrutaba de la experiencia más que ellos, pues ellos me daban alegría cada día: fruta para la imaginación. Me gustaba mucho hablar con los jóvenes e intercambiar historias y experiencias. Reconocí la gran importancia de las familias y su relación con ellos. A una niña chiquita le enseñé un muy buen truco en Ajedrez, para vencer en 4 pasos. Recuerdo que este truco me lo enseñó mi padre cuando era pequeña y asimismo espero que cuando ella tenga mi edad también recuerde las cosas que le enseñé.

Elogio de la vida Sencilla

Poco a poco fui entendiendo que también yo estaba intercambiando mi pasión por las artes y mi filosofía de disfrutar en forma mis últimos 6 meses de intercambio.

Nunca antes había podido compartir de esta manera con otras personas, y aunque mi tiempo en México está por terminar, quiero continuar trabajando, intercambiando culturas, ideas y formas de pensar. (Me impresionó mucho ver en vivo el arte de Diego Rivera, a quien admiro mucho por la forma en que expone la cultura, política y situación histórica de su país, de una manera especial.)

Mi proyecto me enseñó la importancia de un Centro Cultural; un espacio donde todos los jóvenes pueden expresar lo que piensan, sienten y temen, de una forma creativa. Todo esto es FRUTA PARA LA IMAGINACION.

Estoy muy agradecida por haber sido parte de un lugar tan especial como lo es el Centro Cultural y vivir en Tuxtla, una ciudad rica en maravillas naturales, tradiciones así como dificultades. Soy tan feliz de poder vivir este intercambio y poder crecer como persona.

Gracias Siijuve!

About these ads

Una respuesta

  1. Felicidades por tu experiencia en Tuxtla, Chiapas. Realmente es un orgullo que ICYE, siga cambiando vidas como la tuya en México. De hecho, esa es la escencia del Programa, podernos sensibilizar en el entorno en el que vivimos y capitalizar experiencias, tanto en el país de intercambio, como posteriormente en tu país de origen. Lo que mas me alegra, es el gozo con el que cuentas tu historia.
    Exintercambio en Alemania 89-90

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: